Trabajador designado

El trabajador designado es una figura dentro de la empresa que se encarga de participar de forma activa en el desarrollo del plan preventivo.

Es una de las formas de organización de la prevención descritas en el Real Decreto 39/1997 sobre los Servicios de Prevención. No es obligatoria la designación de trabajadores si el empresario asume la actividad preventiva, existe un servicio de prevención propio o utiliza los servicios de uno ajeno.

¿Quién puede ser trabajador designado?

Cualquier trabajador de la empresa puede ser nombrado como trabajador designado, siempre y cuando cuente con la formación de nivel básico. Además, es recomendable que la persona que ocupe este cargo cuente con habilidades sociales, conocimientos de gestión e interés por las condiciones de trabajo. 

Los conocimientos necesarios deberán ser intermedios o superiores en caso de tratarse de empresas más grandes o con actividades de mayor riesgo.

¿Cuántos trabajadores designados puede haber en una empresa?

No existe un límite respecto al número de trabajadores designados con los que puede contar una empresa. 

El número de trabajadores designados idóneo es aquel que permite desarrollar la actividad preventiva de forma adecuada. Según la disposición adicional 7ª del Reglamento de los Servicios de Prevención, los trabajadores y empresarios pueden acordar los criterios para determinar el número de trabajadores designados necesarios.

Funciones del trabajador designado

Este empleado puede compatibilizar sus funciones como trabajador designado con cualquier otra, en función de su disponibilidad.

En cualquier caso, las principales funciones del trabajador designado son las siguientes:

  • Asesorar y apoyar las actividades preventivas establecidas.
  • Fomentar el correcto uso de los equipos de trabajo, los protocolos de trabajo, la limpieza y el mantenimiento.
  • Promover el apoyo e interés de los trabajadores en la acción preventiva.
  • Contribuir en la evaluación y control de los riesgos de la empresa, tanto generales como específicos. 
  • Gestionar las primeras intervenciones en caso de emergencia.
  • Participar, como asesor, en las reuniones del Comité de Seguridad y Salud.
  • Hacer llegar la información acerca de la efectividad del plan preventivo a la dirección de la empresa.
  • Facilitar la coordinación entre departamentos para evitar defectos en la seguridad y salud.
  • Revisar y mantener actualizada la documentación sobre la PRL.

Funciones del trabajador designado

Un mismo empleado no puede ocupar estas dos figuras, ya que una tiene como función el control de las actividades preventivas que debe llevar a cabo la otra.

El delegado de prevención es el representante de los trabajadores, elegido por ellos con la finalidad de defender sus derechos en temas preventivos. Mientras que el trabajador designado es nombrado por la empresa para impulsar y controlar las actividades preventivas.

Asesoramos a tu trabajador designado para que lleve una correcta gestión de la prevención. Contacta con nosotros y pide tu propuesta personalizada

También podemos ayudarte con…